Casa Rosada. Presidencia de la Nación Argentina

EN VIVO
Acto de entrega de certificados de elegibilidad del Programa de financiamiento productivo del Bicentenario: Palabras de la Presidenta de la Nación

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE ENTREGA DE CERTIFICADOS DE ELEGIBILIDAD EN EL MARCO DEL PROGRAMA DE FINANCIAMIENTO PRODUCTIVO DEL BICENTENARIO, EN EL SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS DEL BICENTENARIO, CASA ROSADA.

 

 

Muchísimas gracias, bueno la verdad que hoy es un día muy especial con esta escuela, número 1.378. Yo escuchaba al Intendente Tellechea, de Necochea, Quequén es una pequeña localidad al lado de Necochea, decir que hacía 97 años que querían una escuela y cuando uno escucha cifras similares en cuanto a expectativas, ilusiones y esperanzas yo digo cuánta gente pasó en el medio con esas ilusiones y esas esperanzas que nunca pudo ver concretada. Y hoy poder concretar la escuela primara, número 1.378 es para nosotros un gran orgullo como lo es también esta población porque realmente esto que estamos haciendo en Tafí es 5.000 viviendas es un pueblo, es una ciudad lo que estamos haciendo, de las cuales ya hemos entregado – con las de hoy – completamos 3.800 y algo y están en ejecución las que faltan que a la brevedad vamos a hacerlo con tres colegios que se están construyendo ahí, además de los 177 que se han construido y se están construyendo, únicamente en escuelas, en la provincia de Tucumán.

La verdad que cuando una mira todo esto, Néstor que cuando llegó a la Presidencia, todos sabíamos que Tucumán era el lugar donde todos habían enfocado las miradas, donde estaban los casos de desnutrición infantil, donde estaban los mayores índices de pobreza y él enfocó su mirada ahí con todo y tenía obsesión con poder levantar la provincia y era lo que comentaba el Gobernador.

Me acuerdo también cuando inauguramos una ruta, que Néstor había prometido. ¿No se si te acordarás José? Creo que era la 38, la habían prometido muchas veces y Néstor la quería prometer y él le decía: “no, no la prometas porque yo estuve en muchos actos donde habían prometido esa ruta y nunca se hizo”. Y bueno, finalmente, cuando él lo dijo se hizo y fuimos a inaugurar esa ruta, que fue – me acuerdo – un acto multitudinario, allá por el 2006, 2005, que fue una inauguración muy importante.

Y nada menos también en Tierra del Fuego, ahí los vecinos, porque Fabiana además de Gobernadora es casi vecina, conectada con fibra óptica 40 kilómetros por debajo del Estrecho de Magallanes, una obra de 170 millones de pesos que va a significar un salto cualitativo en lo público y privado porque el megavatio mayorista va a pasar de 350 dólares a 80 dólares, además de lo que significa una conectividad, un ritmo y una rapidez en la conectividad que solamente se da a través de la fibra óptica. Muchas veces Tierra del Fuego quedaba desconectada y bueno ahora estamos en este Plan de Argentina Conectada, que estamos llevando adelante con mucho éxito y con mucho orgullo conectando a todo el país.

Y aquí en esto que es una de las criaturas nuestras – ahí la ministra Débora Giorgi me mira – del proyecto del Bicentenario. Yo le escuchaba recién a Federico Brown, titular de “La Anónima”, hablar de las crisis, de tantas crisis que pasamos. Él se olvida de una que pasamos juntos, que fue la hiper del 89, cuando todavía “La Anónima” no era lo que es hoy, era mucho más pequeñita, y nosotros también políticamente éramos más pequeñitos, porque Néstor estaba de Intendente en Río Gallegos, y me acuerdo que “La Anónima” donó una serie de alimentos porque fue un momento muy bravo. La gente, de repente, de un día a otro, no tenía porque las cosas habían aumentado de una manera exponencial – fue en la hiper del 89 – y me acuerdo que con las juventudes políticas, ellos entregaron víveres y nosotros: radicales, peronistas, todos jóvenes hicieron bolsas y salieron a repartir bolsas de las juventudes políticas de víveres para esa crisis; tantas crisis que hemos pasado los argentinos.

Hoy, estamos prácticamente completando con éstos – me voy a poner los anteojos porque no me quiero equivocar- la primera etapa de este Proyecto de Financiamiento del Bicentenario, que lancé en este mismo salón, el 4 de junio -  nos andamos con los 4 últimamente, vienen los 4 de punta - el 4 de junio de 2010, que eran por un total de 8 mil millones de pesos, con una tasa del 9,9, con un plazo de gracia de un año y a cinco años. Bueno prácticamente es una cosa imposible en el mercado bancario normal y realmente con mucho éxito porque hoy estamos alcanzando con los créditos que hemos otorgado elegibilidad hoy llegando a los 7.808 millones, los créditos de hoy son por 1.545 millones. Y yo también quiero anunciar que vamos a lanzar la segunda etapa, por otros 8 mil millones de pesos más para el Proyecto del Bicentenario. (Aplausos). Porque estamos absolutamente convencidos que así como hemos venido sosteniendo la demanda agregada como uno de los factores y uno de los, digamos, impulsores de crecimiento del mercado interno, hoy tenemos que apuntalar la inversión. Esta es la clave de los tiempos que vienen porque viene un mundo muy difícil.

Yo quiero hablarles de algunas cosas, antes de luego pasar a detallar, porque nos vinieron anunciando – y lo decía el otro día, cuando estaba inaugurando la planta de policloruro de aluminio – allí en Quilmes, en Bernal para ser más precisos, que nos caíamos del mundo, que nos caíamos del mundo con la deuda; que nos caíamos del mundo cuando la reestructuramos; que nos caíamos del mundo cuando el Fondo, que nos caíamos del mundo con las AFJP; que nos caíamos ahora con YPF que también nos caíamos del mundo. Y la verdad que nunca nos caímos del mundo, pero tenemos el problema que el mundo se está cayendo sobre nosotros. Ese mundo, que durante todos estos años escuché como una cantinela, repetirnos y restregarnos por la cara que era el modelo que teníamos que seguir. Qué afortunados que fuimos los argentinos que quienes tuvieron y tenemos la responsabilidad de conducir el Estado no nos dejamos llevar. no voy a decir por los cantos de sirena porque esos eran maravillosos, pobres sirenas, Homero, en “La Odisea”, las pinta como  seres maravillosos y la verdad que los que estaban acá cantando no se parecían en nada a las sirenas de “La Odisea”, de Homero, eran más bien,  digamos, gente muy interesada y realmente algunos hasta equivocados. Y además gente que por ahí estaba convencida porque como loros o papagayos repetían libretos ajenos, libretos aprendidos en otros lados que pretendían que hiciéramos otras cosas. Qué afortunados todos, los 40 millones, porque ahí están mis hijos, y seguramente van a estar mis nietos, que afortunados no haberles dado bolillas – literalmente - y seguir sosteniendo a rajatabla este modelo, basado también en la exportación, en el crecimiento del mercado interno, en la sustitución de importaciones.

Y sabemos que ahora viene la etapa de sostener la inversión, por eso vamos no solamente a ampliar por otros 8 mil millones más este crédito del Bicentenario, sino que vamos a sentarnos también con todas las grandes empresas, pequeñas y medianas para que nos presenten sus planes de inversión. Esto es muy importante porque la Argentina tiene, además de esto, subsidios energéticos, tienen  exenciones fiscales y vamos a pedirles que nos presenten sus planes de inversión para seguir manteniendo estos subsidios, estás promociones industriales porque todos tenemos que poner. Sabemos que estamos en un mundo muy difícil y sabemos que es necesario sostener esa inversión.

Yo quería, en ese sentido, decirles, contarles porque ahora sí está apareciendo el mundo, durante unos cuantos meses desde los medios de comunicación monopólica intentaron ocultar lo qué pasaba con el mundo, pero ya es inocultable porque se caen gobiernos, cambian, huelgas, en fin, lo cual también obliga a una gran responsabilidad a toda la dirigencia sindical en esta etapa, sobre todo con un gobierno que ha hecho en la capacidad adquisitiva de los trabajadores, en la generación de puestos de trabajos. Porque ya lo vuelvo a repetir, no hay mayor disciplinador social que la desocupación. Entonces esto exige, por parte de todos los dirigentes sindicales – y fíjense que no hablo de los trabajadores -  habló de los dirigentes sindicales una gran responsabilidad. Porque cuando se arman los barullos – y yo también estuve porque como tengo 59 años he visto muchas películas – en la cual todos gritan a ver quién puede lograr más, a ver quién tiene más poder o más cosas, cuando después se pudre todo y se rompe todo los dirigentes se van y los que quedan son los trabajadores sin trabajo.  Los dirigentes normalmente siempre siguen viviendo muy bien y no tienen problemas. Entonces yo le pido a todos los dirigentes sindicales – así como le pido también a todos los empresarios – que cada uno ponga en esta etapa lo que hay que poner, porque venimos de una Argentina que viene recuperando aceleradamente el poder adquisitivo de todos sus trabajadores, a punto tal que hoy es el mejor salario de América latina y también empresas que han ganado mucho, pero sabemos que necesitan que las ayudemos en la etapa de la inversión. Estamos dispuestos a escuchar esos planes de inversión, de reinversión de utilidades y de colaborar nosotros porque – por ejemplo para que ustedes tengan una idea – en lo de hoy yo les hablaba de 41 proyectos, por 1.454 millones, con una inversión de 2.133, o sea 1.454 pone el Estado y llegan los privados a completar los 2.133 millones de inversión. Esto genera 3.347 puestos de trabajo.

Recién nos explicaba el señor Brown, 10 supermercados, sector de servicios, muy generador de mano de obra. Pero necesitamos seguir manteniendo el poder adquisitivo de los trabajadores para que al señor Brown le vayan a comprar a los supermercados. Porque sino no le van a comprar a los supermercados. Ni tampoco los camiones tienen que transportar, entonces yo creo que todo esto tiene que ser comprendido.

Yo quiero todos los días explicar porque a veces parece que no se entendiera. Yo creo que algunos no entienden y otros se hacen los tontos. Pero bueno, para los que se hacen los tontos y para los que no entienden la necesidad público y privado y de articular trabajo y capital hoy más que nunca. Porque hoy más que nunca los empresarios y los trabajadores necesitan de un mercado interno fuerte que nos resguarde del vendaval externo. Esto tienen que tenerlo muy, pero muy claro. Yo tengo unos números que me acaban de llegar recién, por ejemplo, en materia de maquinaría agrícola, realmente muy buenos. Porque en maquinaría agrícola, en el primer trimestre del año 2012, los valores descendieron con respecto al 2011, un 17,2 por ciento (las ventas), pero en realidad lo que descendió fue casi en un 40 por ciento la venta de maquinaría extranjera y subió un 17 por ciento la venta de maquinaría nacional. Igualmente estamos por arriba del primer trimestre del 2010, el primer trimestre del 2011 fue excepcional, pero lo cierto es que tenemos hoy una participación mayoritaria en lo que yo denomino ya no bienes de capital, porque en esta Argentina, con esta producción agrícola ganadera las sembradoras, los tractores, las cosechadoras más que bienes de capital son casi insumos que tienen que ser producidos en la propia Argentina. Y por eso vemos con mucho beneplácito, con mucha alegría – beneplácito sonó a cuando era Senadora, sí vería usted con agrado, no me gustó la palabra beneplácito – estamos contentos, me encantó como viene la mano con este tema de poder fabricar acá más tractores, sembradoras. Estamos batiendo récord, prácticamente el 98 por ciento de las sembradoras, yo tenía acá el datito, un dato impresionante, el 97,2 por ciento lo constituyen las sembradoras de origen nacional en la facturación del grupo; prácticamente las sembradoras, todas hechas en la República Argentina. La verdad que me siento muy orgullosa porque hemos trabajado mucho. (Aplausos).

Y en el primer trimestre tenemos un saldo comercial de 3.978 millones de dólares, casi 4 mil millones de dólares. Y la verdad que la reducción entre importaciones y exportaciones está muy bien, o sea no es todo lo que dicen. Este abril venimos un poquito peor con el tema de exportaciones, hemos reducido un poquito la exportación porque el mundo se ha caído, pero igual el mes es superavitario, así que realmente estamos muy contentos con este primer cuatrimestre, de casi 4 mil millones de dólares de superávit comercial, realmente muy importante.

Y bueno les decía los proyectos, las Pymes: hay 237 Pymes en total de lo que hemos venido haciendo. Y en el día de hoy a 19 Pymes y a 22 grandes y medianas empresas y como está distribuido también en las provincias: la federalización. Buenos Aires lleva del total del programa el 34,6 por ciento; Córdoba el 22,6; Ciudad de Buenos Aires – para los que se andan quejando por ahí, que nada les viene bien, que nada les gusta y que parecen la gata Flora porque si la quiero y no lo quiero – la verdad que Dios mío que gatoflorismo tan terrible. (Risas y Aplausos)  Bueno el 10 por ciento de los proyectos del Bicentenario son para empresas radicadas aquí en la Ciudad de Buenos Aires, que además deberían saber algunos de que por imperio de cómo se tributan y muchas empresas que trabajan o que tienen su manufacturación, en el interior, terminan también tributando – por el convenio multilateral – en Capital o en Provincia de Buenos Aires. Bueno, pero el que no sabe es como el que no ve, que alguien le explique, por favor, alguna vez cómo funciona la República Argentina y cómo funciona esta cosa, que chupa de la Capital Federal a todo el país y lo que queremos precisamente es lograr… (Aplausos). Porque yo creo que, en definitiva, más que nada es ignorancia sinceramente, más que nada creo que es ignorancia. Santa Fe tiene el 8,9; Entre Ríos, el 4,2; Chubut el 3,4; Tierra del Fuego, el 3,2; fíjense que todavía no apareció Santa Cruz; Neuquén el 2; Tucumán, el 2; Mendoza, el 1,5; Río Negro, el 1,3; San Juan, 0,9; Chaco, 0,6; San Luís, 0,6; Corrientes, 0,6; La Rioja, 0,5; Santiago del Estero, 0,4; La Pampa, 0,4; Misiones, 0,3; Santa Cruz, 0,3; Catamarca, 0,2; Salta; Jujuy. Bueno así una distribución que tiene que ver también con el desarrollo que está teniendo el país, con las posibilidades de inversión y que queremos seguir trabajando con mucha fuerza.

Estamos absolutamente convencidos de que vamos a poder articular el esfuerzo, además la distribución en todas las actividades con las que hemos llegado con este tipo de operatoria de préstamos. Automotrices, laboratorios, comercios, autopartes, carnes aviar, neumáticos. Porque hoy esta FATE, que es nacional y hace poco fue Pirelli, que es italiana; electrodomésticos, electrónica, logística, siderurgia, metalurgia, carne porcina, alimentos y bebidas; maquinaría agrícola; agropartes; biocombustible; textil; lácteos, hotelería, transporte terrestre de pasajeros; plásticos; servicios de salud; producción de aceite, vitivinícola; industria gráfica y otros sectores. O sea todo el arco productivo, ya sea en servicios, en materia prima para agregarle valor, en las distintas cadenas del eslabón.

El otro día estuvimos inaugurando uno de los frigoríficos de Coto, de pollos, y ellos comentaban que también estaban haciendo otra inversión con el Bicentenario en otro centro de distribución.

Por eso es muy importante porque si el país, si las finanzas públicas que son de los 40 millones de argentinos hacen el inmenso esfuerzo de destinar estos recursos del Proyecto del Bicentenario, los recursos que subsidian a los servicios en materia de gas, de luz, de agua, de energía eléctrica, exenciones fiscales, promociones fiscales es necesario que nos sentemos también con las grandes empresas para ver y contemplar su plan de inversiones y con todos aquellos medianos y pequeños también para poder sostener este crecimiento que lo vamos a sostener contra viento y marea.

Y quiero decir también que hemos resuelto modificar – había mucho baru baru, como dice Moreno, no sé de dónde habrá sacado esa expresión, pero a mí me encanta, bueno mucho lío, quiere decir cuando hay baru baru. Él dice hay mucho baru baru con una disposición que habíamos sacado en cuanto al tema de exportaciones: una la del Central que es liquidar, una vez que se cobra, y esa la vamos a mantener. Porque una vez que cobraste tenés que liquidar a los quince días, si ya cobraste. La otra, la que planteó algunos problemas a las empresas en la exportación, en una reunión que mantuvimos ayer, con nuestro equipo de Economía hemos decidido que todas las empresas que exportan hasta dos millones de dólares – mirá como me miran todos atentamente – van a volver a la vieja normativa. Para que ustedes tengan una idea de lo que estoy hablando, de 12.800 empresas que exportan en el país, este límite de hasta 2 millones comprende a 11.100 empresas, o sea que prácticamente la totalidad vuelve al viejo régimen y mantienen la exención las anteriores que van a estar con el nuevo régimen y los que tengan algún problema, porque problemas puede haber pero queremos saber cuáles son esos problemas tendrán las exención que no va a depender de un solo ministro, porque a mí no me gustan nunca las cosas que dependan de una sola persona, sino que dependen de una triple firma, que es ministerio de Industria, ministerio de Economía, secretaría de Comercio y el área respectiva, con lo cual se reduce absolutamente el universo prácticamente  a las grandes empresas y allí vamos a detectar realmente cuáles son los problemas, si es que realmente los hay. Porque yo quiero decirles también cosas  que nos pasan todos los días y porqué estamos así. Porque uno tiene que andar mirando, porque donde pueden… y esto me parece que es muy argentino, no es solamente en los empresarios, sinceramente y me incluyo con los argentinos, siempre donde podemos le buscamos la vueltita, para no decir trampita, porque queda feo, la vueltita. Entonces uno tiene que andar mirando – por ejemplo- ayer era una cosa con el tema de las divisas, aparecía en el tema de las divisas – y ahí está Echegaray mirando muy serio, quédate tranquilo que no voy a decir ninguna cosa que viole el secreto fiscal, tranquilo, tranquilidad en las filas – aparecía insistentemente un rubro, hay 163 rubros para poder comprar divisa extranjera. Obviamente los más comunes son pagos por importaciones, pagos por financiaciones, lo normal, el grueso. Y aparecía insistentemente un rubro: servicios jurídicos, o sea que eran dólares que se transferían al exterior por pago de servicios jurídicos y asesoramiento. Yo decía con tan buenos abogados que hay en la República Argentina, sé de mis colegas. Entonces decidimos que a partir del primero de abril todos estos contratos de servicios jurídicos, de servicios de informática, o lo que sea tienen que ser presentados debidamente sellados y acreditado dónde está y cuál fue el servicio.

 La curva venía así, cayó así y creo que no tenemos… yo por lo menos no registro más servicio de transferencia. Por eso les digo, yo quiero, en serio, ponernos de acuerdo para que no tengamos que perder el tiempo. Uno tiene que perder el tiempo viendo dónde lo están jorobando, en lugar de dedicar ese tiempo valioso a ver cómo nos ayudamos. Yo quiero cambiar el tiempo de andar descubriendo trampitas y poniendo tapitas para que no se escape por allá o por acá, quiero proponerles a los empresarios que cambiemos ese tiempo valioso para sentarnos y ver cómo logramos invertir más en la República Argentina, lograr más crecimiento, más empleo, más sustitución de importaciones. Porque además – sépanlo – el mundo cambió y lo hizo para siempre, este mundo que vivieron ustedes, este mundo que viviste vos Federico, que viví yo y que es el mundo donde bueno los países desarrollados.

Miren lo qué pasó hoy en los Estados Unidos, por primera vez un Presidente de los Estados Unidos, un país sumamente religioso, para el que conoce los Estados Unidos sabe que es un país muy religioso. Porque Estados Unidos no es Nueva York ni Los Ángeles, eso es for export, el verdadero Estados Unidos es el Midway, el centro, ahí está el verdadero angloparlante, y que un Presidente de los Estados Unidos haya admitido que es necesario que se sancione una normativa – lo dijo a título personal, pero un Presidente de Estados Unidos no dice nada a título personal, obviamente – o tengan la posibilidad del matrimonio igualitario, la verdad que marca que no estamos ante una época de cambio, sino ante un cambio de época profundo, cultural, que arrastra todo: economía, costumbres, usos, comercio, etc., etc.

Leía hoy, por ejemplo, que los españoles andan quejándose porque dicen que no les dejamos  entrar el jamón de jabu, el pata negra, y resulta ser que acaban de amenazarnos con que no nos van a dejar entrar ni una gota de biodiesel. Pero es un mundo muy disparatado el que está afuera realmente, un mundo que trata de encontrar culpables a través de costumbres xenófobas, que los inmigrantes, que aquellos… A mí me da mucho miedo todo eso, porque históricamente siempre cuando comienzan épocas de crisis de esta naturaleza alguien quiere encontrarle la culpa a alguien y poner allí como una suerte de cabeza de turco, sin ninguna alusión a nadie. Es así, se me salió, listo, ya está. Pero lo que es importante y acá hay tantos empresarios y muy importantes y empresarios también que por allí no son ni siquiera de origen argentino, tienen empresas argentinas pero sus accionistas son de origen extranjero y han recibido también el crédito, como lo ha recibido Fiat, como lo ha recibido en su oportunidad General Motor, cuando estábamos en una etapa, como fue el 2009, muy difícil. Yo les pido eso, por favor, aunemos la imaginación y la creatividad que tenemos los argentinos porque la verdad a creativos no nos gana nadie. La verdad tenemos una fructífera imaginación pero pongamos la fuerza y la energía en encontrar mecanismos de crecimiento, de ayuda y de cooperación entre el sector público y privado para seguir creciendo. Porque va a depender de nosotros, no nos caímos del mundo, el mundo se está cayendo encima de nosotros. Entonces lo que tenemos que hacer es fortalecer este mercado interno, volvernos muy competitivos también porque el mundo va a ser  despiadado en la guerra de la competitividad y pedirle también a los dirigentes sindicales, que tienen la inmensa responsabilidad de representar a los trabajadores, pero no representarlos solamente en la época de la paritaria, representarlos todo el año  para mantenerle el trabajo, necesitamos mantener los 365 días del año a los trabajadores en sus puestos de trabajo. Y para esto es necesario tener una gran seriedad y vivir y ver el mundo que estamos viviendo.

Yo cuando escucho algunas demandas y algunas posturas en un mundo donde ya hay países con el 25 por ciento de desocupación, donde rebajan salarios, donde echan gentes, donde reducen presupuestos de educación, donde reducen seguridad social uno dice, qué es lo que está pasando que algunos no parecen darse cuenta. Y no digo todos porque sería muy injusto, hace pocos días cerramos la paritaria estatal. Fíjense qué curioso que podían haberse puesto muy duros porque el trabajador estatal tiene la seguridad y la estabilidad del empleo público que no tiene el trabajador del sector privado, inmensa ventaja esta de tener un trabajo donde no te puede echar, es un privilegio en el mundo contemporáneo tener un trabajo donde no te pueden echar. Entonces creo que todos tienen que tomar cuenta de estás cosas, ejercer esa responsabilidad, representar los intereses de sus trabajadores, de sus representados, pero preguntarse realmente cuál es la verdadera forma de ejercer  esa representación.

Y yo debo hablar porque tengo el ejemplo duro, el ejemplo sufriente, diría caliente de mi provincia, de mi querida provincia de Santa Cruz, esa provincia que gobernó Kirchner durante doce años, que algunos lo acusaban que gobernaba con mano de hierro, que esto que lo otro, pero fueron doce años además en un país que no crecía, doce años que nos tocó atravesar dos hiperinflaciones: la de 1989 como Intendente, y la que le tocó ni bien asumido como Gobernador, en 1991, con el Plan Bonex. Le tocó recibir una provincia destrozada, endeudada – y vos sabés Federico que lo que estoy diciendo es verdad, porque vos sos un hombre que vive mucho en Santa Cruz, él va también mucho a Calafate, tiene su familia unos hermosos campos allí, desde hace mucho tiempo, en Calafate, que teníamos una desocupación que nunca superó el 3 por ciento en un país donde había una desocupación de dos dígitos. Vos los sabés también Yauhar porque por eso la gente nos quería y nos admiraba tanto en Chubut y dejó 650 millones de dólares cuando se fue de esa provincia, en efectivo. Y se gastaban apenas el 40 por ciento en gastos corrientes, el resto se destinaba a obra pública, una obra pública que gestionábamos con nuestro dinero. Y realmente durante…bueno los posteriores gobiernos no voy a decir nombres, todos saben quiénes fueron gobernadores, pero los fondos se evaporaron con aumentos, que bueno sí aumentos que los sindicatos lograron maravillosamente, pero que hoy no hay plata para pagarlos. Entonces esto iba a llegar en algún momento porque era imposible. Bueno, hay gente que gana muchísimo más que yo y que no es ni el gobernador, ni nada, y yo soy la Presidenta de la Nación. Entonces esta carrera alocada, esta carrera de creer que diciendo que sí uno tiene el consenso popular y los otros creyendo que el Estado es una vaca inextinguible en su leche, lo mismo que el sector privado, bueno terminó en lo que terminó hoy: que tienen maravillosos sueldos en los recibos, pero que no hay dinero para pagarlos.

Entonces lo digo con mucho dolor, porque pusimos doce años de nuestra vida ahí, parte de las canas que tenía y de las broncas que se agarraba, más las que se agarró durante su gestión como Presidente, y mi gestión como Presidenta, no por mí porque me quería mucho, por favor, sino mañana van a decir que yo le peleaba. No, la verdad que se debe a esa cosa empecinada en la gestión, en hacer las cosas bien. Muchas veces la gente se enojaba, los sindicatos que no, que no te recibía, que aquí y allá, pero la gente cobraba todos los meses, había obra pública y entonces esto es lo que yo quiero traspolar también a la República Argentina: la necesidad de poner sensatez en las demandas, que no quiere decir renunciar a los derechos. Quién puede pensar que este gobierno, que generó más de cinco millones de puestos de trabajo, que generó nuevamente la negociación colectiva de trabajo, con más de 2.500 convenciones colectivas de trabajo, que ha devuelto la dignidad a los jubilados, que no tenían un aumento hacía 10 años, cuando subió Néstor Kirchner él les comenzó a aumentar. Lo primero que hizo fue aumentarles a los jubilados, donde todavía no había ni ley de movilidad ni tampoco teníamos las AGFJP pero comenzamos a destinar recursos para que los jubilados vivieran mejor. ¿Quién nos puede decir que esto es obra de las demandas? No señores, los trabajadores ganaron más dinero producto del modelo macroeconómico, que permitió darles beneficios que nunca habían logrado. (Aplausos). No se mérito de ninguno que haya hecho una huelga más o una huelga menos. Porque fíjense si solamente haciendo huelgas o solamente haciendo bloqueos se lograran mejores salarios denle la receta a los europeos que vayan y bloqueen La Moncloa, que vayan y bloqueen el Palacio de Buckingham a ver si consiguen estar mejor. No nos engañemos más, estamos mejor porque tuvimos un modelo macroeconómico, sostenido por un Presidente que se llamó Néstor Kirchner y que hemos sosteniendo quienes tuvimos el honor de decidir de seguir siendo Presidenta de la República por el voto popular. (Aplausos).

A ver y perdónenme, y sin ánimo de comparación. Discúlpenme el fervor, pero son muchos los años que he dedicado a esto, y muchas de las cosas perdidas, entonces uno tiene una emoción, o una rabia por las cosas que escucha o que ve, pero no por uno mismo, sino por lo que le puede pasar a los demás, si hay insensatez y si no hay articulación en serio de esos intereses. Yo vi esta película, todos la vimos en algún momento también, luego se van los dirigentes pero se van a sus casas, y nunca son pobres esas casas normalmente, en la gran mayoría. Los trabajadores son los que quedan en la calle. Entonces yo les pido a todos un grado de sensatez. Y les quería comentar, y sin hacer comparaciones porque mañana van a salir diciendo: “Eh, se cree que es Perón, se cree que es Evita”. No, no, no, ni Perón fue Perón; Evita es Evita; Néstor es Néstor; Cristina es Cristina y mañana será otro, pero lo que voy es a lo siguiente, el otro día se acercó la nieta de quien fuera secretario general de la CGT, en aquellas épocas de Perón y de Evita. ¿Ustedes saben cómo se llamaba? Bueno, si hay algún peronista ya se van a acordar, vayan a la calle a preguntarle si alguien se acuerda del nombre del secretario general, durante el gobierno de Perón y Evita. Le van a decir que no la inmensa mayoría de los argentinos, salvo que se encuentre con algún militante peronista que le diga era Espejo. Porque la gente sabe porqué vivieron mejor y porque tuvieron las cosas. Y está muy bien que haya dirigentes sindicales que apoyen los procesos, que participen y que se identifiquen, que luchen por sus trabajadores, pero que tengan claro también que las primeras víctimas siempre históricamente de todas las crisis han sido los trabajadores, nunca los empresarios y mucho menos tampoco los dirigentes sindicales. Así que por favor señores empresarios, por favor señores dirigentes sindicales a poner el hombro a un país que le ha dado mucho a todos, a ponerle el hombro y articular intereses. (Aplausos).

Y para terminar una muy buena noticia también, hoy descubrimos 840 kilos de cocaína en panes, en un camión frigorífico, en la ruta ocho, que venía del Norte. 840 kilos de cocaína, de máxima pureza, en panes. Y lo descubrió un joven gendarme, que voy a hablar con la ministra de Seguridad para que lo convoque – porque cómo fue el descubrimiento. Fue absolutamente casual, bajo la inmensa y torrencial lluvia que había se le ocurrió parar el camión igual, porque además aparentemente cuando hay lluvia y mucha tormenta es cuando salen porque obviamente a nadie le gusta mojarse y nadie anda controlando nada. Eso nos avivamos ahora con esto que pasó, o no sé si no se había avivado antes algunos y no hacían nada, pero bueno nosotros por lo menos nos avivamos ahora. El gendarme vio algo raro y paró el camión, no lo dejó seguir y mandó a traer a los perros, que estaban en Pergamino y que tardaron un buen rato en venir y cuando los perros llegaron se enloquecieron y entraron – se imaginan, pobrecitos – es mentira que le dan drogas. Yo pregunté porque yo amo los perros y dije no serán tan degenerados de darle drogas a los perros  y me contestaron que no señora, no es así. (Aplausos). Bueno, los perros se enloquecieron y parece ser que empezaron a desarmar la parte superior del camión y ahí encontraron los 840 kilos. ¿Pero saben por qué viene la anécdota? Porque cuando van a constatar - porque está detenido quien conducía, estaba identificado en el proyecto X ¿Se acuerdan de las tapas, que tuvimos – ya se van a acordar algunos – de las tapas que nos pusieron que la Gendarmería tenía un proyecto X, que investigaba y seguía a los políticos, o sea que prácticamente habíamos armado una red de espionaje, que Esquenone estaba espantado, que es el jefe de la Gendarmería y decía: “señora, nunca hicimos eso”. Este que conducía el camión figuraba en dos circunstancias adentro de ese software del proyecto X y se lo está también identificando sobre ese tema. Miren ustedes cuántas tapas nos comimos diciendo que espiábamos a la gente con ese proyecto X. Él que detuvimos, en el camión, estaba en el proyecto X, así que quédense tranquilos. Salvo que estén haciendo algo que no corresponda, ahí si puede ser que estén en el proyecto X.

Pero bueno, pasando del proyecto X al proyecto nacional y popular y democrático porque tienen que ponerse eso: democrático, nunca nadie tan democrático. Y  aclaro porqué, para finalizar, mañana me van a leer una ex comunión de alguien, de algún peronista, porque hubo una época de nuestra historia del partido que, por cómo venía la historia, cómo venía las cosas – no ponga esas cosas Moreno porque usted sabe cómo fue en algunas épocas – estuvimos esa película maravillosa, donde Esther Gorís hace de Eva y está en ese diálogo ficticio entre Discepolín y ella cuando Discepolín le vino a reprochar y le dice: “señora no hay libertad de prensa”, y ella enferma en la cama le dice: “ya hablaron durante muchos siglos, vienen hablando desde hace cuarenta o cincuenta años, ahora nos toca hablar a nosotros Discepolín. Mientras que esté yo, vamos a hablar nosotros”. Esa es una de las partes que más recuerdo del filme y me impacta y la entiendo históricamente, porque a cada personaje histórico, a cada proceso histórico hay que contextualizarlo, interpretarlo, decodificarlo y vivirlo e interpretar el momento que se vivió. Pero por eso me enorgullece tanto decir que además de nacionales y populares somos democráticos porque nunca en toda la historia hubo un gobierno tan denostado, criticado, injuriado, agraviado mediáticamente y aquí estamos felices y contentos haciendo cosas. Porque lo importantes saben qué, no es el juicio de tres o cuatro que escriben o tres o cuatro que hablan por la televisión. A mí el juicio que me importa es el juicio de la historia y de mi pueblo. Y por eso voy a seguir trabajando.

Muchas gracias a todos y adelante. (Aplausos)